fbpx
luxación de codo

Luxación de codo, ¿por qué ocurre y cómo debe tratarse?

Es la segunda luxación más frecuente después de la luxación de hombro y supone entre el 10 y 30% del total de lesiones de codo. Cualquier persona puede sufrir una luxación de codo, aunque se da con frecuencia en personas jóvenes que practican algún deporte. Hoy hablamos sobre este tipo de lesión y sobre qué cosas deben hacerse para recuperarse debidamente de ella: con fisioterapia deportiva o con el tratamiento de INDIBA.

¿Qué es una luxación de codo?

La luxación de codo se produce cuando el extremo inferior del hueso de brazo (húmero) pierde el contacto con la parte superior de los huesos del antebrazo (cúbito y radio). Esta luxación puede ser completa (cuando los extremos de los huesos pierden el contacto) o parcial (cuando parte de estos guardan algún contacto). A esta última se le conoce como subluxación de codo y es mucha más frecuente que la luxación completa.

¿Cuáles son sus síntomas?

Cuando se sufre una subluxación, el principal síntoma es un dolor de codo agudo, sobre todo al intentar mover la articulación, que se muestra hinchada y a veces, incluso, amoratada. Además, si existe afectación nerviosa, la persona acostumbra a experimentar una sensación de hormigueo y de parálisis.

Por otra parte, cuando lo que se ha producido es una luxación completa, además del dolor, la persona se muestra incapaz de mover el codo, el cual se aprecia deformado, adoptando una postura antinatural.

¿Por qué se producen las luxaciones de codo?

Aunque cualquier persona puede sufrir una luxación, lo cierto es que esta es una lesión que hasta en el 50% de los casos tiene una naturaleza deportiva. Son, además, los deportes con una mayor incidencia en caídas de alta intensidad los que tienen una prevalencia mayor de luxaciones de codo. De esta forma, deportes como el ciclismo, el patinaje o el yudo guardan una estrecha relación con este tipo de lesión.

¿Cuál es el tratamiento de la luxación de codo?

El tratamiento de la luxación de codo contempla la reducción de forma urgente para devolver a la articulación a su posición natural. Si tras hacer esto, la articulación se muestra estable, no hará falta inmovilizarla y se procederá a pautar un tratamiento de rehabilitación para conseguir la recuperación completa de la lesión.

El tratamiento de fisioterapia se encarga de que el codo se vea libre de dolor y recupere su funcionalidad completa utilizando técnicas como el masaje terapéutico, las técnicas manuales y la electroterapia. Además, para reestablecer la sensibilidad normal de los nervios (en el caso de que se haya visto comprometida), puede recurrirse a la neurorehabilitación. Por otra parte, para favorecer la recuperación y conseguir que esta sea lo más rápida posible, en la actualidad existe una tecnología que puede ser de gran ayuda: la terapia INDIBA.

INDIBA en el tratamiento de la luxación de codo

La tecnología INDIBA constituye una de las terapias más eficaces y seguras que existen en la actualidad para el tratamiento de lesiones deportivas. Esta terapia, gracias a su Sistema Proionic, consigue activar el metabolismo celular, al aumentar la vascularización y la temperatura interna de los tejidos afectados. El resultado es una rápida aceleración de los procesos naturales de recuperación del cuerpo y un alivio del dolor desde la primera sesión.

Si has sufrido una luxación de codo y quieres recuperarte lo más más rápidamente posible, en CRF Montigalà podemos ayudarte a conseguirlo. Para ello, pondremos a tu servicio a nuestro equipo de profesionales y nuestra tecnología más puntera. Ponte en contacto con nosotros sin compromiso y te informaremos con detalle de lo que podemos hacer por ti.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llámeme ahora
+
Llámeme
Call Now Button Ir arriba